Libro Visitas | Postales | Enlaces
Miguel Ildefonso | Lady Rojas | Ana maria Pino Jordan | Manuel J. Orbegozo | Ricardo Virhuez | Montzerrat Alvarez
Lizardo Alberto Santa Marķa | Luis Santa Marķa | Carlos Alberto Saavedra(El Gato)
Fausto Espinoza Farfan | Manuel Scorza
Galeria Uriel | Galeria Noveles
Articulos
Biografias
Grupo Decimas

Reinhard Huamán

Reinhard Huamán mori (Lima, 1979). Bachiller de literatura peruana e hispanoamericana por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
Es director de la revista de literatura ginebra magnolia, y co-director del sello editorial Campo de Gules. Ha publicado poemas y ensayos
en diversas revistas.

    Reinhard Huaman

eviterno

 

imperceptible
hoy cubierto está de arena…

vuelve a la tierra la mirada y contempla:
dunas arenales fueron el principio
dunas por los siglos extendidas
sin duración y sin cadencia

edades invisibles para el ojo
que levanta
cementerios en la patria yerma
naciones erigidas sobre osarios
cráneos
y reliquias
sepultos con el bronce silenciados:

allí donde la suela descanse
su figura en el regreso
entenderán las civilizaciones que todo origen
es de roca:
y de roca los santuarios
y de roca los gobiernos
roca el lecho en el que fuimos engendrados:
roca entonces sobre roca
Roca!

y en cada grano que sostiene
los pilares de la historia
detenido el pensamiento advertirá
el nacimiento de ciudades:
su esplendor cincelado en la memoria

.

la Rueda

memoria…
y sus divisiones nos llegaron reducidas
a cantera de carroña

nos amanecieron con el véspero
las edades curvas de la helada:
sus primeras formas
tropezándose en la historia
con sus hondas crestas de cicuta
y de catástrofe

habrá de madurar paciente
el grano
en los tramos de los ápices
acaso desgastando sus empeines
sobre la nevisca que empobrece
el campo:
nos repetirán los reinos la caída
—nebulosa lengua de pretéritos—
su tremor de tiempo detenido
sus distancias rojas de
osamenta

e inmenso el mar
nos rebalsó por sus costados
con el olor de la salmuera
y el vacío de sus sequedades:
asomarán sin sus reposos
los elogios y las grietas
de una misma piedra que
comienza recomienza
enterrada entre el fragor de la sequía
y sus laberintos de semilla
abierta en primavera

nos anochecerán sus embestidas
sobre un piélago varado en el
centeno:
sus lejanías más profundas
y sus rotaciones
sucedidas entre el fango
las raíces muertas
el poniente

y con las promesas rotas del
sosiego
hincarán los vientos sus espuelas
quizás para devolvernos los rumores
de linajes olvidados
bajo el escozor marchito
de una esfera
que cabalga sobre el tiempo:
los fragmentos
los retornos
las greñudas cabezas de la lluvia

ahora
solamente con la llegada del
otoño
resurgirá la luz entre la herrumbre:

los engranajes infinitos de la perfección.

.

el Árbol

A helena roig, hija de míl

Y
SIN EMBARGO
era un río donde no crecían
ni raíces
láudano
ni fuego de árbol

ni siquiera...
ni aún siquiera...

ni la tierra cuando fue ceniza
derramada en sus horas repetidas
sordas entre sistros y
tambores
y unos cantos como
ramas alargadas

ni la lumbre retumbaba
ni bellísima la encina
nos hundía el corazón en
las alturas

dinastías de vástagos y dotes
dinastías que se entierran
en ciudades
ciudadelas que se pierden en rescates
y un hedor de boca
restituye el don primero de las
cosas:
esta su primera causa
donde brota el cedro sin semilla
la historia
su anatema.

Se publica de acuerdo al original

 

Decimas | Mapa del sitio | Contáctenos | ©2005 Grupo Decimas