Libro Visitas | Postales | Enlaces
Miguel Ildefonso | Lady Rojas | Ana maria Pino Jordan | Manuel J. Orbegozo | Ricardo Virhuez | Montzerrat Alvarez
Lizardo Alberto Santa María | Luis Santa María | Carlos Alberto Saavedra(El Gato)
Fausto Espinoza Farfan | Manuel Scorza
Galeria Uriel | Galeria Noveles
Articulos
Biografias
Grupo Decimas

Google  

Andrea Cabel

Andrea Cabel García (Lima, 1982). Bachiller de la especialidad de Literatura hispánica por PUCP. Sus poemas han sido traducidos al inglés y al catalán. Ha participado del proyecto Panamericana [Poetes americanes nascudes a partir de 1976] de la revista SèrieAlfafulls temporals d'art i literatura (Valencia-España). Asimismo, ha sido publicada en la muestra poética del grupo Claroscuro (Lima-Peru) y en la Antología de Poesía hispanoamericana de la revista Noise (Australia). Publica en diversas revistas del medio nacional e internacional. Su primer libro "Las falsas actitudes del agua" es ganador del primer premio del concurso Esquina de Papel, organizado por el Centro Cultural de España - La embajada de España y la Municipalidad de Lima.

Su segundo poemario está en preparación.


Tienda Virtual: QuipubookstoreTu Librería Virtual

LAS FALSAS ACTITUDES DEL AGUA.
Andrea Cabel.
Esquina de Papel. Lima, 2006.

La falsedad en la poesía no es una falta a la verdad tanto como la revelación de la esencia misma de las cosas; se relaciona, en todo caso, no al ocultamiento sino a un tipo de mutación de la verdad. La actitud para tal tarea es una postura variable, depende del ánimo del poeta así como de la relación que hay entre el poeta y el lenguaje. El agua, símbolo tan antiguo como la poesía misma, según Gastón Bachelard en El Agua y los sueños, “es realmente el elemento transitorio (...). El ser consagrado al agua es un ser en el vértigo. Muere a cada minuto, sin cesar algo de su sustancia se derrumba. La muerte cotidiana (...) es la muerte del agua. El agua corre siempre, el agua cae siempre, siempre concluye en su muerte horizontal (...): la pena del agua es infinita.” O en palabras de Cabel: “los encontré verdes y sin fondo./ estaban ahí,/ con el vértigo imposible. Con las ganas maltrechas/ yo los miré,/ adorando la ventana, queriendo irme con ella.” Podría señalarse que Las Falsas actitudes del agua de Andrea Cabel apunta a un develamiento, al desenmascaramiento de las falsas actitudes de la muerte ante el amor, y viceversa, en un devenir cotidiano y mítico a la vez. Siguiendo a Bachelard: "El agua se ofrece, pues, como un símbolo natural de la pureza; da sentidos precisos a una psicología prolija de la purificación." La búsqueda de dicha purificación, que encontramos además en el nombre del personaje principal de la segunda sección del poemario (Fruta partida, el pecado), Salvador – búsqueda muy presente en la poesía peruana desde los 90s, léase Montserrat Álvarez, José Carlos Irigoyen o Cecilia Podestá - es también la búsqueda de un nuevo lenguaje. El ritual de purificación (“esa tarde, el mundo se partió en dos./ en un lado salvador y en el otro ella./ el mundo renacía/ y yo era capaz de renacer en él”) va íntimamente ligado a la purificación de las palabras. La apuesta de Cabel está en la metáfora, en la imagen poética y el verso libre y experimental, cuyos referentes pueden ser Eielson, Belli o Hinostroza, pero que ella, precozmente, ha sabido penetrar en el fondo: hurgar en la raíz del lenguaje para que brote una voz personal. La poeta se hace lenguaje y sufre los procesos de su propia creación: “yo queriéndote,/ tú volando como astro de fuego./ créeme que me derrumbo/ ante tu voz que me nombra,/ que no hay bastión, ni primavera/ ni tabla en mar violento / que no concibo mañanas sin rezarte a mi lado”. Si por un lado hay esta expiación personal dentro del flujo del agua, en un ámbito cerrado, por otro lado hay un mundo exterior que está atravesando la ventana. La imagen de la ventana es importante para traer lo mítico a lo histórico: “no/ no hay más miedo que este/ que el de la ventana.” Allá afuera hay una realidad diferente en donde ella quisiera buscar: “salí presurosa para ver si existías sobre las cúpulas que alumbraban la ciudad/ me arrodillo reptil y roja”. El también examina lo exterior: “la estrella se fija en el cielo/ se contempla enana y azul/ salvador la mira por la ventana,/ pensando que micaela se le parece”. La imposibilidad de conjugar la poesía con la verdad crea belleza, pero no un reflejo irreal o falso: “tú volviste, dejando a la ventana/ volar lejos,/ como en un cuento de hadas y vestigios eternos./ el amor,/ es como un rayo que galopa/ que abre valles/ que me devuelve al río,/ es un rastro infinito/ imposible./” La imposibilidad de seguir aquel rastro hasta el final es la utopía que persigue la poeta en esa inacabable fuente (el lenguaje) y en ese sonoro cauce del agua (el amor). Agua que es vida y poesía, pero que es tránsito. Agua que no transcurre no es renovable, agua detenida no es amor, el amor fluye y tiene que fluir, no es detenimiento ni estancia perpetua: ”aún queda la tierra que dejó y el cielo para sembrar...” o “música que no rota/ que no se enamora nunca”. El agua no refleja la máscara, el agua nos desenmascara: “Todas las mujeres han sido tú”, nos dice la poeta y es la verdad con la que no siempre se ha creado el amor. El amor que (se) enmascara no es amor, es sólo el amor que se pinta falsamente de apariencias, es amor que busca su detenimiento, por lo tanto va camino a perecer como la falsa belleza: “Una edad de blanco estática, que se destroza en cada norte de incestuoso silencio. Todas las mujeres son lo mismo. La máscara del cielo como estrellas pintándose la boca.”. La poesía de Andrea Cabel fluye con la actitud transparente de un nuevo discurso dentro de la poesía peruana, con armónicas sonoridades y coherentes imágenes en donde podemos reconocernos, y saber, sin lugar a equivocarnos, de que estamos ante una buena poeta.

Miguel Ildefonso

Miguel Ildefonso colabora con Décimas

Edición Especial Décimas

Decimas | Mapa del sitio | Contactenos | ©2005 Grupo Decimas